Saltar al contenido.
Anuncios

Cara a cara: Apple Watch vs Samsung Gear S2

awvss2

Aún recuerdo el primer reloj que tuve: fue un Casio F-91W. Su nombre, casi futurista engaña, porque ese modelo es el modelo más básico de todo el catálogo de de la firma. Sí, ese que se ha vuelto a poner de moda que es más sencillo que el mecanismo de un chupete. Me acuerdo perfectamente de lo duro que estaban los botones, lo difícil que podía llegar a ser cambiar la hora o el estridente sonido de la alarma… ¡Qué tiempos aquellos! Pero las cosas han cambiado: ahora los fijos llevan el prefijo integrado (no pongas cara de sorpresa, antes no era así), es más, ahora no te sabes ni tu fijo; tu teléfono hace fotos y lee tus huellas dactilares y tu reloj… tu reloj puede que siga siendo un Casio F-91W, de ser así estás en el lugar adecuado porque hoy y solo para vosotros, tenemos el debate más candente desde las semanas previas al 20D: Samsung Gear S2 frente a Apple Watch. ¿Quién ostentará la corona?

El aprendiz supera al maestro – mgdeblas

La relación histórica entre Samsung y Apple siempre ha tenido su punto. A día de hoy son dos gigantes indiscutibles de la tecnología, son empresas líderes con un músculo económico que está muy por encima del resto. Por eso, entre ellas siempre han saltado chispas. Que si me tú me has copiado esto, que si yo decido demandarte por aquello, que si la abuela fuma… Pero hay un dato del que no cabe ninguna duda: Apple es el pionero, y por tanto le podemos otorgar la condición de maestro. El resto, meros “aprendices” que intentan mejorar lo ya inventado. Dentro de esta premisa, y aunque fuera Samsung el primero de los dos en adentrarse en el mundo del smartwatch, lo cierto es que el modelo que hoy nos ocupa, el Gear S2 salió al mercado meses después que el Apple Watch.

Podría enumerar las muchas virtudes que tiene el nuevo reloj de Samsung, pero creo necesario centrarme en la más importante: la corona o bisel giratorio. Apple sorprendió a todos con su ruedecita. Una forma que tenía más sentido para interactuar con un reloj, y así no tener que llenar su diminuta pantalla con nuestros torpes dedazos. Y es aquí precisamente donde considero que el aprendiz (el Gear S2) ha superado al maestro (Apple Watch). Este bisel giratorio es toda una obra de arte de la ingeniería moderna. Una interfaz pensada para ser manejada con suaves giros, donde todo funciona en armonía y todo fluye como debe.

Después de varios meses con el Gear S2, te sorprendes a ti mismo cuando te das cuenta de que prácticamente nunca utilizas sus funciones táctiles (que las tiene). Es más fácil y más práctico utilizar el bisel. Puede parecer absurdo, pero creo sinceramente que es la diferencia más importante entre ambos. Tu pantalla siempre estará limpia, no hay suciedad, no hay grasa, no hay nada más que la información que necesitas. Puedes utilizar por completo todas sus características sin tener que ponerle un dedo encima. Y ya que la pantalla no es muy grande, se agradece poder disfrutarla al completo.

El resto de cosas poco importan. El bueno de A. Wu no tiene nada que hacer. Yo que tú, pasaría por encima sus líneas e iría directamente a los comentarios a darme como claro vencedor del cara a cara. No pierdas tu valioso tiempo. Me da pena que la haya tocado “defender” al Apple Watch en esta batalla, con sus carísimas correas exclusivas y su oro rosa por todas partes… Aquí no hay rival señores…

Apple, la hora de “El smartwatch” – A. Wu

Hace unos meses me hice con un Apple Watch. He de confesar que dudaba mucho de su utilidad y que, fruto de la expectativas, el smartwatch de Apple terminase cogiendo polvo en un cajón. No podía estar más equivocado: el reloj de la firma manzanera es todo un alarde de tecnología, diseño y uso intuitivo. Se ponga mgdeblas como se ponga, el Gear S2 no está a la altura de las circunstancias ni con la evidente ventaja de haber salido al mercado mucho más tarde.

Primero quiero matizar una cosa: un smartwatch (llámese Apple Watch, Gear S2 o Alcatel OneTouch) es, primero, un reloj y, segundo, inteligente. Su principal función va a ser la de darte información. ¿Qué quiero decir con eso? La misión de un reloj es darte la hora y la fecha, tal vez tenga una opción de cronómetro o cuenta regresiva, pero en esencia sirve para “medir” el tiempo. Los “relojes inteligentes” cumplen el mismo cometido pero ampliando el horizonte: pueden mostrarte el tiempo (meteorológicamente hablando), recordarte lo sedentario que eres o mostrarte la enésima invitación a Candy Crash que vas a ignorar, pero bajo ningún concepto esperes que sus utilidades se equiparen a las de tu smartphone.

Aclarado esto ya puedo deshacerme en elogios hacia el smartwatch de Apple: la mejor forma de describirlo es comparándolo con un iPhone, es funcional, rápido, fluido, mediático y preciso. Algo que es habitual en todo aparato serigrafiado con una manzana mordida.

Desde el tacto hasta su uso el Apple Watch es una auténtica gozada: eliges tu watchface preferido, configuras la información a mostrar en ésta y los “vistazos” que te parezcan más relevantes y… Listo. No necesitas más. Su eficacia es su principal virtud, una vez aprendes para que sirven los dos botones que tiene (de los cuales uno se limita a acceder a tus contactos favoritos) el funcionamiento del reloj es inmediato. Si a esto le añadimos los “extras” que lleva de serie como puede ser el poder enviar garabatos – no nos engañemos, son garabatos – a tus amigos o el hecho de poder responder cualquier notificación a través de un impecable dictado de voz, tienes un smartwatch que, a día de hoy, no tiene rival. Por no entrar en virtudes y bondades como 3D Touch o el ecosistema Apple, de sobra conocidos por todos.

Por último los accesorios. Te pueden gustar más o menos, te podrán parecer caros y triviales o, como me pasó a mi, podrás enamorarte de la correa de cuero de Apple (un regalo ideal, por cierto); los hay que prefieren la Milanese Loop y otros están más que contentos con sus correas de silicona… Y si buscas más variedad te recuerdo que también te puedes hacer con marcas de terceros cuya calidad-precio es más que sugerente. Y es que, donde el resto del mundo ve “sacacuartos”, yo veo un gran abanico de personalizar el dispositivo más personal que Apple ha puesto a la venta; que nadie se olvide que los smartwatch están en la intersección entre la moda y la tecnología: porque ya que tu reloj mide tus pulsaciones, mejor que lo haga con estilo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: