Saltar al contenido.
Anuncios

Tecnología obsoleta: Qué fue del Tamagotchi

Tamagotchi_00

Hoy os propongo un nuevo viaje al pasado para recordar, cómo no, otro de esos hitos en la tecnología que, a su manera, cambiaron el mundo: el Tamagotchi. Vale, cierto que no es que fuese un alarde de tecnología punta con esa pantalla con unos pixels tan grandes que recordaban a un tablero de ajedrez; vale que lo más sofisticado que dejaba hacer era recoger cacas virtuales, pero sin duda alguna fue la primera apuesta en serio por las mascotas virtuales y su éxito fue indiscutible.

Como ya os hemos relatado en anteriores entregas la vida por aquel entonces era un poco más simple, pero en 1996 (hace ya 20 años) os podéis imaginar: discutías con tus amigos sobre si era mejor la Nintendo 64 o la PlayStation, aunque siempre estaba el rarito de turno que abogaba por la Sega Saturn; te preguntabas de qué iba esa película nueva, Tesis, de un tal Amenábar; los Gallagher aún no se confundían con Abel y Caín y durante el verano… Durante el verano lo único que tarareabas era el Wannabe de unas Spice Girls salidas de la nada. En medio de esa vorágine es fácil imaginar que un aparato electrónico con aspecto de huevo con tres botones que contenía un bichito al que tenías que alimentar, curar o asear y que podías llevar a cualquier lugar porque cabía en la palma de tu mano fue toda una revolución.

tamagotchi_01

Forma de huevo, tres botones y colores estridentes: todo lo que un niño podía desear |karral.com

Y es que si algo fue clave en el éxito del Tamagotchi fue que su target eran los niños y los no tan niños. En los patios del colegio reinaba una máxima no escrita: culo veo, culo quiero; ya podían ser los tazos, los gogos o las peonzas, pero bastaba con que los pioneros del recreo se hiciesen con tan preciadas pertenencias para que algo pasase de tendencia a moda enfermiza y, el Tamagotchi, lo fue.

Pero.. ¿qué tenía de especial dicho cacharro? Pues para serte sincero, a través de los ojos de un adulto, no se me ocurre absolutamente nada. En esencia tú encendías tu Tamagotchi recién estrenado y tenías un huevo, del que salía un extraterrestre (rollo Alien, el octavo pasajero pero en plan entrañable) al que tenías que cuidar hasta que se hiciese mayor y decidiese pasar de ti (sí, de la persona que le dio de comer, se encargó de recoger sus excrementos, curarle cuando enfermaba o jugar cuando se aburría) y abandonarte sin mostrar ni el mínimo ápice de pena… ¿Y qué se supone que debías hacer tú entonces? ¡Lo habías dado todo por tu mascota! Pues como se suele decir, un clavo saca otro clavo, y lejos de desentenderte y no volver a pasar por el martirio, tú, como buen ser humano responsable, te veías con la labor de criar otro huevo para volver a pasar por el mismo ciclo de desencanto hasta que, inevitablemente, el Tamagotchi terminaba guardado en cualquier cajón.

tamagotchi_02

Las diferentes evoluciones del Tamagotchi original

Y no te creas que el día a día con tu inseparable mascota era fácil, para nada: tenía tres botones con los que te ibas desplazando por los diferentes menús e incluso podías acceder a una pantalla desde la que veías el estado general de tu pequeño alienígena donde había dos aspectos claves: su hambre y su felicidad, además de su edad y su disciplina. Tu objetivo era que el ser al que cuidabas disfrutase de un bienestar óptimo y verle, día a día, crecer. Sí, digo crecer porque lo que empezaba siendo una especie de pelotilla negra podía ir evolucionando en diferentes  monigotes que tenían distintas personalidades: acorde a los cuidados que le dabas y la atención prestada tu Tamagotchi (aún tengo en mi cerebro ese pitido que emitían cual llanto de un bebé desesperado) podía ser un personaje más o menos vago o gozar de mejor o pero salud, porque, aunque el final que os he comentado antes, era el final que todos queríamos ver, existía una alternativa “menos buena”, tu Tamagotchi podía abandonar este mundo y no precisamente en una nave.

Eso sí, como todas las modas virulentas, su principio y su fin suelen ser abruptos, al igual que el Tamagotchi vino, se fue. Tal vez porque uno va creciendo o tal vez porque el relevo (en lo que a moda se refiere) lo tomó el nuevo invento de turno, pero después de que su éxito trajese videojuegos, películas y demás parafernalias asociadas a estos fenómenos, los adorables alienígenas pasaron un largo período a la sombra… Ni que decir tiene que, el concepto de mascota virtual ha sido explotado de mil maneras diferentes: desde los miles de clones que salieron a la venta tras el boom inicial hasta las versiones app más modernas en formato Pou, pasando por innumerables versiones del Tamagotchi original con mejoras, más evoluciones o mini-juegos.

tamagotchi_03

Tamagotchi Friends, una de las versiones más recientes con las que puedes hacerte

Como era de esperar, Bandai, marca bajo la que se ha comercializó el invento, sabe que los niños son niños y que aunque la plataforma cambie la idea puede seguir funcionando, prueba de ello es que si tú smartphone usa iOS o Android puedes hacerte con la app oficial de Tamagotchi con una clara estética que emula al clásico “huevo” de tu infancia: ya sabes, es irresistible pensar en tener que soportar todo lo “malo” que conlleva tener una mascota de verdad sin tener una mascota de verdad. Ah, y para  que no pierdas de vista a tu “fiel” compañero, la versión manzanera es compatible con el Apple Watch.

Hoy por hoy puede que el Tamagotchi no parezca gran cosa, pero sin duda alguna logró introducir “algo” que nadie más logró, ya sea porque fue el primero o porque realmente trataba un concepto revolucionario: algo tan fácil de usar, sin importar si eras chico o chica, a lo que todo el mundo jugaba y en cualquier lugar… Una descripción que no desentonaría en ninguno de los juegos que podemos encontrar en cualquiera de nuestros smartphones.

Anuncios

2 Comentarios »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: