Saltar al contenido.
Anuncios

Los fabricantes de dispositivos Android Wear deberían aprender de LG

LG-Watch-Urbane-2nd-Edition-01

Hace unos días publiqué un artículo en el que explicaba las razones por las que el Samsung Gear S2 será mi próximo smartwatch. Una de ellas, y quizá la más importante, era precisamente su sistema operativo. Como ya sabes, el Gear S2 funciona a través de Tizen, el sistema operativo propio de Samsung. Sin embargo, la mayoría de relojes inteligentes que salen al mercado apuestan por Android Wear, en una decisión que (en teoría) debería de ser la decisión correcta. Por desgracia para ellos, la teoría pocas veces tiene que ver con la práctica, y lo cierto es que (en la práctica) la decisión es bastante discutible. Tras la presentación del nuevo LG Watch Urbane de la firma coreana, me he dado cuenta de que los fabricantes de dispositivos Android Wear deberían aprender de LG.

Esta situación me recuerda demasiado a los comienzos de Android como sistema operativo masivo para móviles. Al principio, los fabricantes que querían subir al carro del smartphone, ese que había arrancado con el primer iPhone, se dedicaban a producir en masa las piezas, procesadores, pantallas, cámaras y todo tipo de componentes, y confiaban por entero la parte del sistema operativo a Google y su joven androide verde. Pero, con el tiempo, cada fabricante llegó a la obvia conclusión de que debían diferenciarse de la competencia. Al fin y al cabo, cualquiera puede fabricar una pantalla, pero no todos son capaces de que el software que la acompaña ofrezca algo diferente.

El HTC Hero fue el primer teléfono Android en incorporar HTC Sense

El HTC Hero fue el primer teléfono Android en incorporar HTC Sense

Así que, cada uno en lo suyo, empezaron a trabajar en la dirección correcta. HTC integró sobre Android su capa Sense (que antes se llamaba TouchFlo 3D), que ya había sido utilizada y perfeccionada durante generaciones de PDAs, y Samsung apostó por TouchWiz. Gracias a que Android era, es y será un sistema operativo abierto, en el que cualquiera puede cambiar cosas a su antojo, HTC y Samsung modificaron su interfaz, haciéndola suya, pero sin cambiar el funcionamiento básico del sistema. Agregaron aplicaciones propias, añadieron nuevos widgets, nuevas funciones a las aplicaciones existentes, una nueva apariencia o nuevas formas de interactuar con el teléfono. A ellos se sumaron los demás, y entre todos, ayudaron a que Android siguiera creciendo a pasos agigantados.

android-wear-790x445

Interfaz Android Wear

Y este precisamente es el problema que tiene Android Wear. Los fabricantes se están limitando a fabricar un reloj bonito, con una pantalla estupenda, con sensor cardíaco, con GPS, con correas intercambiables…Y se están olvidando de la importancia del software. Android Wear está muy verde aún, y la solución no pasa únicamente porque los ingenieros de Google se pongan las pilas. Cada fabricante de relojes debe aportar su granito de arena al sistema, modificando su interfaz, sus aplicaciones o las formas de interactuar con su interfaz. Sólo así seremos capaces de ver a Android Wear luchar de tú a tú con watchOS o con Tizen.

El Gear S2, con Tizen, muestra una interfaz mejor adaptada a la pantalla de un reloj

El Gear S2, con Tizen, muestra una interfaz mejor adaptada a la pantalla de un reloj

Ya vemos que Samsung no está muy por la labor de echar una mano en este sentido, así que LG ha decidido coger el toro por los cuernos. Su último reloj con Android Wear, el LG Watch Urbane 2nd Edition, es un claro exponente de ello. Pese a que todavía se conocen pocos detalles sobre su interfaz, (lo cual es bastante raro para un smartwatch que se presentó hace casi un mes) parece evidente que LG ha modificado ciertas funciones de Android Wear para diferenciarse de la competencia, y ha añadido aplicaciones de su propia cosecha para ofrecer una experiencia de usuario a la altura de las expectativas.

En el tráiler de lanzamiento, LG decía que su nuevo reloj era el primero con Android Wear en poder realizar llamadas de forma totalmente independiente del smartphone. Una función que llevamos viendo desde hace tiempo en la competencia. Además, se puede ver una aplicación específica para hacer deporte, y pequeños detalles estéticos que se alejan de la apariencia base de Android Wear. Todo, en conjunto, ofrece al consumidor una experiencia de usuario mucho más satisfactoria, lo que en el futuro se traducirá en el crecimiento de la plataforma.

Aplicaciones Android Wear

Así que sí, todos los fabricantes de dispositivos Android Wear deberían aprender de LG, o por lo menos deberían intentar que el barco no se hunda definitivamente. Incluso la propia Samsung debería de encontrar la manera de modificar Android Wear para que se pareciera a su Tizen. Si todos reman en la misma dirección, la comunidad Android seguirá trabajando en desarrollar aplicaciones compatibles con Android Wear, centrando sus esfuerzos en una única plataforma. Ya sabes lo que se dice: “el pueblo, unido, jamás será vencido”.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: