Saltar al contenido.
Anuncios

Gafas de Realidad Virtual y tu smartphone: Verás el futuro.

gafas_vr_02

Nunca dejará de sorprenderme el proceso por el cual una tecnología al alcance de pocos pasa, sin prisa pero sin pausa, a ser tan accesible como para que se pueda disfrutar en cada hogar. Las mejoras técnicas facilitan su producción y reducen su coste a la par que desarrolladores exprimen su imaginación para dar usos algo que nadie podría haber imaginado. Para hoy, en PimPamPhone hemos elegido las gafas de realidad virtual que, en este año 2015, parece que van a llegar al usuario final a un precio razonable; por eso nos aventuramos a recoger unas cuantas alternativas al alcance de todos los bolsillos para que puedas cambiar el salón de casa por un vuelo helicóptero sin tener que mover un dedo.

Lo primero que hay que tener claro es que hay diferentes tipos de gafas de realidad virtual, podríamos distinguir a grandes rasgos entre aquellas que llevan una pantalla integrada de las que no. Mientras que las primeras tendrán precios más elevados y prestaciones más amplias (a priori, destinado a un público aficionado a videojuego) las segundas requieren de un dispositivo con pantalla que pueda emular el efecto tridimensional y, en efecto, ese dispositivo es tu smartphone.

gafas_vr_04

Como ya habrás imaginado la realidad virtual basada en este tipo de sistemas, donde el teléfono se inserta en una ranura del visor, la experiencia final va a depender de las aplicaciones que el dispositivo pueda ejecutar. Aunque a día de hoy las posibilidades son más reducidas que las alternativas más famosas y potentes como Oculus, no parece descabellado pensar que en un par de años, dada la velocidad a la que mejoras las hojas de especificaciones de los diferentes terminales, podamos disfrutar de juegos para smartphones que nos dejen boquiabiertos o que el catálogo de contenido compatible con realidad virtual sea tan amplio como el contenido tradicional. Propuestas como Jump, de Google, abren las puertas a infinidad de nuevas ideas que puedan hacer de la VR un estándar.

Todo esto que os cuento es muy bonito, y si fuese en un video adaptado a la realidad virtual lo sería aún más; pero, ¿qué necesito para disfrutar de la VR? Pues son tres cosas fundamentales: un smartphone compatible con las diferentes gafas, unas gafas de realidad virtual y una app o contenido que esté adaptado a este sistema de realidad virtual.

Empezamos por el teléfono, lo más lógico es que cualquier dispositivo que pueda ejecutar la aplicación correspondiente sea, potencialmente, candidato a formar parte de este tinglado. La realidad es que nos solemos encontrar limitaciones por el tamaño de la pantalla, siendo requisito indispensable encontrarse en un rango de pulgadas en las que la visualización sea óptima. Lo más habitual será encontrar un mínimo por encima de las 4″ y un máximo inferior a 6″; existen, claro está, excepciones como Samsung y sus Gear VR, que son única y exclusivamente compatibles con modelos concretos de la casa, aunque hay que decir a su favor que esto les permite hacer un producto de más calidad (y más costoso).

Solucionado el tema del smartphone toca elegir gafas, las alternativas son numerosas y cada vez proliferan más opciones más baratas o más fáciles de producir, llegando a ser posible fabricarse el cacharro uno mismo:

gafas_vr_03

  • Google Cardboard: Cómo no, los padres de Google Glass, han sido propulsores acérrimos de la realidad virtual para smartphones. Ya en su segunda versión, Google Cardboard se comercializa a través de diferentes fabricantes que, a través de pequeños cambios estéticos y funcionales (como integración de NFC), ofrecen una amplia variedad que van de los 14,95$ hasta los 85,00$. Con gastos de envío el modelo más económico asciende a 21,95$, todo un acierto contando además con el respaldo de una compañía como Google. 
  • DIY Cardboard: La alternativa más económica, DIY corresponde a Do it yourself, o lo que es lo mismo, hazlo tú mismo. Existen multitud de tutoriales que te pueden guiar a fabricar unas gafas al más puro estilo Google, con un poco menos de glamour, pero totalmente válidas para un primer atisbo a la realidad virtual. También se pueden encontrar una gran cantidad de tiendas online que venden packs en los que solo has de montar las piezas, igualito que Ikea.
  • Archos VR: La compañía francesa ha olido el dinero y han lanzado sus gafas universales al mercado. Su propuesta puede servirte si tienes un terminal que vaya de las 4,7″ hasta las 6″, aunque ellos recomiendan 5″ y puedes hacerte con ellas por 22,95€ (gastos de envío a parte). Al igual que Archos muchos otras marcas se han apresurado a copar el mercado con propuestas similares, un rápido vistazo por amazon.es nos da una idea de lo fáciles de conseguir que son estas gafas.
  • ZEISS VR One: Se trata de un producto de ZEISS (fabricante que te sonará por las lentes Carl Zeiss) con un diseño excelente y compatible con cualquier teléfono que esté entre 4,7″ y 5,2″. Además, tanto el iPhone 6 como el Samsung Galaxy S5 disfrutan de una bandeja que coloca al terminal en su posición óptima; cuenta también con una interfaz virtual propia que no requiere de ningún control físico. En origen cuesta 99$ y viene a ofrecer una propuesta intermedia tanto a nivel de coste como de prestaciones, por desgracia su conversión a euros nos ha dejado un precio de 129,00€.

gafas_vr_01

  • Samsung Gear VR: Las más conocidas dentro del mundo de los smartphones. Una alternativa solamente compatible con el Galaxy Note 4 y los Galaxy S6/S6 Edge en sus correspondientes versiones. El principal punto negativo es su precio de 199,00€ prohibitivo para lo que puede ofrecer a día de hoy, aunque no olvidemos que son resultado de una colaboración con Oculus y ofrecen servicios exclusivos de Samsung frente a sus competidores.

Una vez escogidas las gafas, ya sea de la selección propuesta como de la infinidad de alternativas que no he podido mencionar, nos queda la parte del software. Al ser el propio terminal el que ejecuta y reproduce el entorno de realidad virtual hay que ser consciente de que las aplicaciones hacen uso de los sensores integrados en el teléfono para trasladar nuestros movimientos, por lo que el calibrado de tú smartphone ha de ser óptimo. Además, teniendo en cuenta que la cantidad de procesos que entrañan las apps un terminal potente y de buena calidad hará que el resultado sea netamente mejor.

gafas_vr_05

  • Cardboard: Si Google tiene sus propias gafas es de esperar que tenga su propia aplicación, ¿no? Cardboard nos deja volar con Google Earth, hacer una visita turística o ver nuestro vídeos en una pantalla gigante entre otras cosas. Imprescindible para empezar en esto de la realidad virtual. Puedes hacerte con ella tanto para Android como para iOS.
  • YouTube: Google cuenta con el soporte idóneo para difundir contenido adaptado a la realidad virtual, YouTube. El servicio audiovisual en streaming más popular del mundo cuenta con un apartado de videos en 360º. Evidentemente, tengas tus gafas de realidad virtual o no, puedes acceder a los contenidos aquí alojados y echar un vistazo por curiosidad.
  • VRSE: Nos propone un ejercicio de inmersión. Es de esas experiencias que simplemente se tratan de disfrutar, ponte unos buenos auriculares y prepárate trasladarte a Nueva York, un plató de televisión o una playa idílica. Disponible en Android y en iOS.
  • Seene: Una aplicación diferente a las anteriores, donde nosotros somos los que creamos el contenido. Con Seene podemos hacer “fotografías 3D” de cualquier objeto y paisaje y, lo mejor de todo, no es imprescindible tener un sistema de realidad virtual (aunque sí es recomendable) para disfrutar de los resultados y compartirlos a través de la propia aplicación. Compatible con Android y iOS.
  • Proton Pulse: Por último un juego recomendado por la propia PlayStore. El clásico Arkanoid adaptado a la realidad virtual controlado por el movimiento de tu cabeza. Fácil, rápido y adictivo. Puedes hacerte con él en el PlayStore por 1,61€.

Ahora ya tenemos todo lo necesario para “trastear” con la realidad virtual, y, aunque esto es solo un aperitivo, os animo a indagar y probar aplicaciones ya que, poco a poco, éstas van mejorando y ofreciendo nuevas posibilidades. No solo el AppStore o la PlayStore cuentan con apps, los propios fabricantes de gafas como Zeiss o Archos tienen en marcha planes de incentivos para los desarrolladores. La apuesta por la realidad virtual es evidente.

Como veis la realidad virtual asequible ya está aquí, seguramente de aquí a un año veremos muchas más novedades que enriquecerán este interesante campo. Propuestas de gama alta a día de hoy ya se combinan con mandos específicos; son capaces de determinar la posición de tu cuerpo mediante un sistema complementario; o están destinadas a integrarse con videojuegos. Esperamos con impaciencia las propuestas venideras, tanto de grandes empresas como de desarrolladores independientes, no hay duda de que el futuro de la realidad virtual es prometedor, algo fácil de ver.

Anuncios

2 Comentarios »

    • En el articulo están enlazadas las webs oficiales de cada una de las alternativas pero hace ya más de un año desde que fue publicado, seguramente a día de hoy encuentres muchas más opciones.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: