Saltar al contenido.
Anuncios

¿Qué es y para qué me sirve el NFC?

ppp_nfc_02

Todos tenemos en nuestros smartphones funciones cuyo cometido desconocemos, siguiendo la ley del mínimo esfuerzo raras son las ocasiones en las que dedicamos tiempo suficiente para averiguar su labor y utilidad. Bien es cierto que, conforme más vamos avanzando en el mundo de la tecnología, estas funciones son cada vez más sofisticadas y el tiempo que requiere dominarlas es demasiado, pero el NFC no es uno de esos casos, hoy os propongo una breve explicación de qué es y para qué os puede servir el NFC en vuestro día a día.

El NFC (Near Field Communication o Comunicación Campo Cercano) no es más que una tecnología, relativamente reciente, que permite el intercambio de datos de forma inalámbrica entre dos dispositivos. Esto quiere decir que sirve para enviar o recibir información a otro aparato siempre y cuando estén a una distancia determinada que, habitualmente, se traduce en que los dos aparatos que vayan a hacer uso del NFC estén muy, pero que muy cerca.

La gran ventaja respecto a otros métodos es que la interacción entre los dos dispositivos no requiere emparejamiento previo: no hace falta buscar una red y conocer su contraseña como en el caso del wi-fi o buscar y sincronizar como sucede con el bluetooth, todo lo que necesitas para utilizar el NFC es que esté habilitado en ambos aparatos y que estos se toquen. Fácil, sencillo y para toda la familia.

Pero no todo son ventajas, principalmente su requisito de estar a muy corta distancia impide que podamos enviar o recibir grandes contenidos de información, por lo que lejos de ser un sustituto de otros tipos de conexiones inalámbricas resulta un complemento, haciendo del NFC un medio ideal para evitar las tediosas sincronizaciones.

Hasta aquí todo está claro y es sencillo, pero en ocasiones es más importante saber para qué sirve algo que cómo funciona ese algo. Por eso a continuación os facilito unos cuantos ejemplos prácticos que podéis disfrutar vosotros mismos en vuestros terminales:

  • Etiquetas NFC: Tal vez de las primeras funciones que se le buscó fue su interacción con una especie de etiquetas que accionaban el NFC, Sony lo aprovechó con sus SmartTags. A día de hoy gracias a aplicaciones como Trigger o NFC Tools podemos escribir, leer y configurar múltiples acciones con estas etiquetas NFC en función del tipo que sean.

ppp_nfc_01

  • Compartir: Muchos fabricantes integran en sus dispositivos la posibilidad de enviar o recibir desde una foto hasta un contacto por NFC. Tal vez esta función haya caído en el olvido dada la gran facilidad que tenemos de organizar todo este tipo de cosas a través de otras aplicaciones de mensajería instantánea o de las redes sociales.
  • Sincronizar: Algo muy práctico que nos evita el habitualmente engorroso lío de la sincronización por bluetooth, el NFC es la forma más fácil de sincronizar tus auriculares inalámbricos o tus altavoces favoritos con tu smartphone tan solo haciendo que ambos dispositivos estén en contacto unos breves segundos.

ppp_nfc_05

  • Lectura de tarjetas NFC: Existen multitud de servicios que hacen uso de tarjetas con NFC, es habitual verlo tanto en tarjetas de crédito como en tarjetas de transporte público. Con aplicaciones como CRTM – Tarjeta TP o EMT Madrid podremos saber si nuestro abono caduca hoy o mañana.
  • Pagos: No es la novedad más reciente pero si que ha visto facilitado su camino tras la aparición de tarjetas de crédito/débito con NFC. Ahora es raro encontrarse un establecimiento cuyo datáfono no tenga NFC, por lo que grandes empresas han decidido apostar por sistemas de pago a través del teléfono móvil. Todo un acierto que será, sin duda, el futuro de las compras. Google lo intentó con Google Wallet y ahora Apple sigue trabajando en Apple Pay con el fin de aunar tu cartera y tu smartphone.

ppp_nfc_03

Como podéis ver las utilidades del NFC son muy amplias y, por si fuera poco, existen bastantes aplicaciones que aumentan la capacidad de esta práctica tecnología. El NFC puede ser de esas tecnologías que vayan abarcando cada vez más y más en nuestro día a día, su integración con los teléfonos móviles puede ser el paso necesario para lograr una llave única para todos los servicios de los que hagamos uso. Aunque cada vez resulta menos extraño encontrarse con objetos que hagan uso de esta tecnología queda bastante para llegar a su masificación, por eso espero que este artículo haya servido para que el NFC abandone un poco el grupo de “Aquellas cosas que no sé para qué sirven y gastan batería” y se acerque al grupo de “No puedo creer que haya vivido tanto tiempo sin esto”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: