Saltar al contenido.
Anuncios

Descubriendo Tangent, cuando la geometría lo es todo

Captura de pantalla 2015-05-07 a las 15.11.16

¡Cómo se nota que empieza a hacer buen tiempo! Poco a poco, vamos dejando el hueco del sofá vacío para ir ocupando terrazas, parques y plazas. Nuestra colección de fotos va a ir engordando exponencialmente conforme nos acerquemos al verano y, antes de que sumergirnos de lleno en el período estival, os traemos una app para retocar vuestras fotografías. La elegida, entre todas ellas, es Tangent, desarrollada por Ben Guerrette y Pixite LLC en exclusiva para iOS.

¿Qué hace tan especial a Tangent? Pues veréis, a diferencia de otras apps Tangent nos propone decorar nuestras imágenes con marcos, entramados colores haciendo especial énfasis en la geometría y la composición superponiendo cada uno de estos elementos. Puede que el resultado nos suene y todos hayamos visto este tipo de imágenes, pero desde luego aporta algo de aire fresco al inabarcable mundo de las aplicaciones de retoque fotográfico que carecen de personalidad.

Nada más empezar a usar Tangent se nos ofrecen dos opciones: puedes empezar a trastear con tus fotos o bien inspirarte con las creaciones de otros, ya que cualquier usuario puede compartir sus obras a través de la cuenta de Instagram de la aplicación, eso sí, hay que estar a la altura y la verdad es que sorprende ver de lo que muchos son capaces con unas herramientas tan básicas como las que ofrece la app de hoy.

Pero no adelantemos acontecimientos y veamos cómo funciona. El manejo es muy sencillo, primero debemos de escoger una fotografía (no olvidemos que hay que dar permiso a la aplicación para que pueda acceder a las imágenes de nuestro terminal), acto seguido la proporción: 1:1, 3:2… Una vez hecho esto ya estamos preparados para empezar a usar Tangent, aunque si hoy no te sientes muy creativo puedes aplicar de forma directa una de las composiciones predefinidas que nos ofrece la aplicación.

Claro, como habréis adivinado la “gracia” está en que hagamos nuestras propias combinaciones para llegar a imágenes únicas. He aquí donde reside la mayor parte del interés de Tangent y el resultado final puede llegar a ser muy espectacular si invertimos algo de tiempo. Para ello tenemos tres bloques en los que se ordenan todas las opciones decorativas: marcos, patrones y colores.

En la primera opción, los marcos, la geometría que se aplica sobre la imagen es la que marcará los límites de dónde pasan cosas y dónde no pasan cosas. En realidad es más fácil de lo que parece y, una vez elegido el marco a aplicar podemos ajustarlo con nuestros dedos, ya que tenemos la opción de agrandarlo o encogerlo, girarlo o invertir las zonas de acción, haciendo que lo que en principio iba a mantener su aspecto original sea el objetivo de nuestra creatividad.

Después encontramos los patrones, en esta sección abundan rayas paralelas, círculos concéntricos y figuras geométricas simples. Escojamos lo que escojamos este se aplicará sobre la zona que nuestro marco haya sombreado y, al igual que en el caso anterior, podemos ajustar el patrón variando su tamaño y ángulo. Una cosa importante que hay que tener en cuenta es que dentro de cada bloque hay categorías en las que se agrupan los diferentes elementos, y al igual que tenemos varias categorías disponibles desde el momento en el que instalamos la aplicación en nuestro terminal, hay otras que solo se desbloquearán si pasamos por caja.

¿Y qué sería de una imagen retocada si no ajustamos los colores? Pues para ello Tangent nos facilita varios efectos y en cada uno de ellos podemos elegir el color predominante. Ahí es nada, puede que quieras aplicar un efecto cromado en el que el color que predomine sea el amarillo o tal vez todo lo contrario, y lo ideal sea hacer uso de tonos pasteles en la imagen y un color aguamarina que inunde el fondo de la misma. Todo son opciones.

Tras todo este proceso habremos terminado de editar nuestra imagen, ahora llega el momento de alardear de nuestras fotos compartiéndolas de forma directa desde la app o guardándola en nuestro álbum para nuestro disfrute personal, pero ¿y si no estamos satisfechos con el resultado? Pues podemos volver a “retangentear” nuestra imagen sin perder los cambios que hemos añadido anteriormente; así, hasta el infinito.

Y hasta aquí la aplicación de hoy, Tangent nos ofrece una vía de escape de los habituales filtros para darnos la oportunidad de hacer increíbles  virguerías con nuestras imágenes. Tal vez, su principal pero, sea el sistema de compras integradas, mediante el cual podemos hacer más amplia nuestra biblioteca de elementos compositivos, algo que sería razonable en cualquier app gratuita, no como en el caso de Tangent, ya que para hacernos con ella debemos desembolsar 1,99€ en el App Store. En líneas generales a mi me ha convencido y su precio, aunque mejorable, se antoja adecuado para los resultados que podemos conseguir, solo limitados por nuestra creatividad.


Descargar Tangent para iPhone o iPad (1,99€)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: