Saltar al contenido.
Anuncios

Primeras impresiones de la actualización a Lollipop del Samsung Galaxy Note 4

note-4-lollipop

Hace aproximadamente seis meses Google lanzó al mundo su nueva versión del sistema operativo Android. La versión 5.0 bautizada como Lollipop llegaría de la mano con una nueva filosofía basada principalmente en el diseño. Material Design es el nombre del proyecto, que pretende unificar la apariencia de los diferentes terminales apostando por un diseño minimalista repleto de efectos y transiciones. La sensación de inmersión en el contenido que tenemos delante, la utilización de una paleta de colores planos buscando la fluidez deseada por todos, se hace patente en la nueva versión del androide verde. A partir de aquí, todos y cada uno de los fabricantes deben adaptar esta nueva visión a sus terminales, a los pasados, presentes y futuros. Ya tenemos la esperada actualización para uno de los terminales estrella del 2014. El Note 4 de Samsung recibe su dulce ración de piruletas y te contamos de primera mano nuestras primeras impresiones.

Seis meses han tenido que esperar los propietarios de un Note 4 para recibir en sus terminales la nueva versión. Un tiempo largo, muy largo. Tanto que se espera que esta nueva actualización suponga un cambio profundo y completo. Tanto que el Note 4 debería funcionar mucho mejor que antes de actualizar. O, al menos, eso es lo que dicta la lógica. Sin embargo, parece que hay fabricantes que no tienen en cuenta tan razonable variable. Por desgracia, lo que debería ser no siempre es lo que es. La actualización nos llegó en un paquete vía FOTA (Firmware Over The Air) de aproximadamente 1GB de datos nuevos. Este tipo de actualizaciones solo nos mandan el parche que contiene las novedades. Es decir, tenemos 1GB de novedades con respecto a la anterior versión. Actualizamos siguiendo al pie de la letra las recomendaciones de Samsung, con el respectivo reinicio a valores de fábrica y… ¡Oh! ¡Sorpresa! No es precisamente lo que esperábamos.

La versión es prácticamente la misma que llegó al Galaxy S5 hace meses. Las transiciones de Material Design están, solo faltaba, pero la sensación general no es buena. Los chicos de Samsung no han sido capaces de optimizar todos esos efectos y transiciones para hacer un teléfono más fluido. Más bien al contrario. El terminal se nota pesado en casi todas las situaciones, sobre todo en los sitios donde se siente más exigido, como la pantalla de aplicaciones recientes. Cuando pulsamos el botón, tarda dos eternos segundos en mostrar el contenido. Además, uno de los puntos fuertes de la nueva versión era precisamente estético. Punto que ni está ni se le espera. El Note es en apariencia el mismo teléfono, con cuatro detalles como la barra de notificaciones y la pantalla de bloqueo. Básicamente han pasado por alto los cambios que mejor sensación dan, y han incluido algunos que empeoran lo que ya había. Por ejemplo, uno de los cambios que más se han criticado de Android Lollipop fueron los perfiles de sonido. El modo silencio volvió loco a medio mundo ya que era tan silencioso que no sonaba ni la alarma del despertador. Además, en la versión anterior podíamos activar o desactivar el sonido haciendo una pulsación larga en el botón de encendido. Pues bien, Samsung soluciona uno y deja a medias el otro. Y todo así, después de seis meses desde que se hizo oficial.

Tampoco vayas a pensar que la nueva versión convierte a tu Note 4 en un pisapapeles. El Note 4 era un excelente teléfono antes de la actualización, y lo sigue siendo después. Simplemente debemos exigir y esperar más mimo por parte de los fabricantes. Una buena política de posventa es capaz de fidelizar clientes. De una multinacional como Samsung, con la cantidad de recursos que tiene, con los mejores ingenieros y programadores, debemos pedir que estén a la altura. Esta actualización parece estar trabajada a desgana, por cumplir. Se echan de menos las novedades en TouchWiz que hemos visto en el reciente Samsung Galaxy S6. Está bien que pretendas vender como exclusivo tu nuevo modelo, pero no olvides a los usuarios que ya confían en ti.

En definitiva, debes actualizar tu Note 4 si necesitas alguna de las novedades de Lollipop (en mi caso, la posibilidad de usar aplicaciones que graban la pantalla sin ser root), pero debes tener en cuenta que existen detalles que empeoran ligeramente el rendimiento del teléfono. No es nada exagerado, pero ahí está. Detalles que no esperamos de fabricantes con el poder de Samsung, y que hacen que mires con recelo los siguientes modelos que lanzan al mercado. Si compro el nuevo S6, ¿me dejarán tirado en las próximas actualizaciones?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: