Saltar al contenido.
Anuncios

About this Mac: Apple, ¿y ahora qué?

About this Mac: Apple, ¿y ahora qué?

Sé que ha pasado poco más de un día desde la Keynote de Apple, pero me es inevitable pensar “Después de tanto tiempo con el tema del smartwatch de Apple, de tantos rumores, tantos fichajes, tanta expectación y tanto bullicio…¿Qué?“. Y es que, somos así, nos inquieta el futuro y, cuando éste llega, nos aburre y volvemos a pensar en el futuro. Toca hablar de la Keynote desde un punto de vista más personal y tratar de imaginar el futuro de lo que nos deparó la jornada de ayer. Está claro que nos han mostrado dos grandes productos: MacBook Apple Watch, pero ¿realmente han satisfecho las expectativas?

Me entusiasma el MacBook de Apple, me parece sobresaliente en ese mundo idílico que a las grandes compañías les gusta imaginar… Pero, siendo bastante arriesgado, transmite la sensación de que se encuentra en esa fina línea entre “Ha marcado un punto de inflexión en la historia de la tecnología con la implantación del USB-C”“Mira Apple y otra de sus bizarras extravaganzas como LightningThunderbolt. Y para mi, por ahora, se reduce a eso.

MacBook Pro Top-View

Porque por lo demás me parece muy acertado. El tamaño de 12″ resultará familiar a aquellos que trabajasen con 11″ (MacBook Air) o 13″ (MacBook Air y Pro), su peso es de 900g (poco más que dos iPad Air 2), el acabado y el grosor, la nueva pantalla… ¡Hasta han cambiado el teclado! Es más, hasta han hecho un video en el que nos explican porqué, su nuevo teclado, es mejor y más preciso, por mucho que resulte raro las primeras veces que lo usemos. Apple no solo innova en el ámbito de la tecnología, también educa al usuario” (Lease con voz de genio malévolo). En definitiva: lo único cuestionable frente a todo lo que aporta le hace la clara referencia en la gama de portátiles de Apple y supone que el adiós al MacBook Air está más cerca de lo esperado.

Apple Watch

Apple Watch también produce cierta inquietud: resulta interesante pero no termina de disipar dudas. mgdeblas habla en otro post sobre que Apple no ha dado el golpe en la mesa como sí hizo con iPhone o iPad, no ha sido capaz de ser el gamechanger del mundo wearable. Y, aunque creo que hay que darle tiempo, estoy convencido de que el problema no lo tiene Apple Watch, lo tiene el smartwatch.

El smartwatch aporta pero no aporta. Por decirlo de alguna forma, creo que la smartband desempeña mejor su labor que el smartwatch desempeña la suya. Si pienso ahora mismo en una smartband soy capaz de asociarle usos y funciones concretas: deporte, actividad física, hora, notificaciones… y poco más. Soy capaz de imaginar sus propiedades: resistente al agua, ligero, sencillo, fabricado en silicona… Es decir, le aplico unas características concretas unidas por un denominador común: el deporte. Es un objeto ya definido. En cambio, realizando el mismo ejercicio con el smartwatch, considero que es un aglutinamiento de usos, con una relación más o menos débil, que nos debería resultar tremendamente cómodo por estar en una única herramienta. Eso ya existe, se llama smartphone y es una de las razones por las que ha triunfado: ha sabido ir abarcando usos más o menos cotidianos que requerían de múltiples aparatos y los ha unificado en una única herramienta. Por lo que me cuesta mucho aceptar que, teniendo un smartphone que ya hace prácticamente todas las funciones que puede hacer el smartwatch, ¿qué necesidad tengo de tener un smartwatch? Y la clave está ahí…prácticamente

Para poder justificar la compra de un aparato como éste es obvio que Apple debe ofrecer algo que lo distinga o, al menos, lo intente. En este caso el resumen rápido sería:

  • Información general: hora, notificaciones, mapas, tiempo, etc…
  • Interacción con aplicaciones a través de pantalla y/o voz.
  • Comunicación por voz y/o por imágenes.
  • Comunicación por tacto, toques y latidos.
  • Medidores físicos y entrenador personal.
  • Funciones complementarias con iPhone: disparador de fotos, etc…

De todo esto, casi todo lo hace nuestro smartphone y todo podría hacerlo. Podría no generar la misma sensación, pero podría realizar la misma tarea. ¿Justifican los tres últimos puntos el concepto de smartwatch? No. ¿Lo justificarán en el futuro? Sí, indudablemente. La clave es encontrar algo que únicamente pueda ofrecer un smartwatch y que sea realmente útil, por ejemplo: si yo fuese un golfista amateur y Apple Watch pudiese medir el movimiento, la potencia y la precisión de un golpe y además me indicase cómo mejorar, compraría el Apple Watch sin duda alguna. Este ejemplo tan aleatorio es lo que debería de conseguir un smartwatch en situaciones cotidianas para justificar su valía.

Apple Watch y iPhone

El problema de hacer un nuevo producto es que no se tienen referencias pasadas para saber qué necesita el usuario, qué le gustaría hacer y cómo lo haría. No hay una base sobre la que asentarse y desarrollarse, mejor dicho, hay una base, pero es tan distante que, como referencia, no parece relevante. Apple decidió no aventurarse cuando los pioneros lo hicieron, esperaron y pensaron qué demandaría un usuario normal de un aparato así y, a mi juicio, no han acertado; tampoco me sorprende: se nos olvida que es una primera generación, que ha contado con la ventaja de aprender de los errores y aciertos cometidos por los demás pero, no por ello, deja de ser una primera generación. Samsung, como el fabricante que más quebraderos de cabeza le ha creado a Apple, lleva ya varias generaciones y aún parece no dar con la tecla. No son peores. No es que tengan menos imaginación o no sean creativos, aunque en algunas ocasiones les dé por demostrar lo contrario. Simplemente, es que el smartwatch está aún en pañales.

Para Apple el evento de ayer tiene que ser el primer paso para llegar a ser el dominador del mercado, pero antes de enfrentarse a otros fabricantes, tiene que hacer del mercado de los smartwatch algo real, y no un mero capricho como indicaba mgdeblas.

Pero lo que más me llamó la atención de la Keynote fue Force Touch trackpad. Se trata del mismo concepto que se nos presentó en la introducción del Apple Watch, pero llevado al trackpad de Apple. La idea es sencilla, como toda buena idea, crear una nueva dimensión en el plano del trackpad, en este caso, la profundidad. Los desarrolladores de Cupertino han tenido el mismo gran trauma que muchos de nosotros, apretar más fuerte el botón cuadrado no hacía que golpease más fuerte a los malos en la consola.

Force Touch trackpad

Ayer se nos mostraron ejemplos de sus primeras aplicaciones, apretar fuerte sobre un evento en un lugar nos abría una pequeña ventana con la localización en un mapa o, mientras estemos viendo un video si queremos avanzar la escena, con presionar con mayor fuerza sobre el avance lo haríamos el doble de rápido. Son interacciones muy sencillas e intuitivas y seguramente veremos muchos más gestos que se beneficien de esta característica, como es el trazo sensible a la presión.

Esta idea en el trackpad resulta muy interesante, pero aplicada al Apple Watch resulta, ante todo, ingeniosa. En un espacio finito en el que la superficie donde se muestra la información es su vez la superficie en la que se interactúa con el dispositivo han creado una nueva vía de interacción: la presión. Un nuevo abanico de interacciones, funciones y comandos al alcance de las llemas de nuestros dedos. Y apostaría a que en no mucho tiempo será aplicada a iPhone e iPad.

No quería dejar pasar la oportunidad de hacer una mención a los vídeos en las presentaciones de Apple, nunca pensé que el proceso de fabricación de un objeto podría dar lugar unos videos tan espectaculares como los mostrados en la Keynote, desde los que explican la creación del nuevo MacBook como los que mostraban porqué el acero inoxidable de los Apple Watch no es acero inoxidable corriente.

Para la pregunta del título, no tengo respuesta. En Junio debería de ser la WWDC, siempre enfocada a iOS y OS X y con actualizaciones o alguna presentación en la familia de ordenadores. Septiembre y Octubre suelen ser meses iPhone y poco más tarde suele darse el de iPad. A la vista, tenemos dos grandes rumores, el principal iPad Pro. El que se encuentra en segundo plano: Apple TV. Ninguno de los dos levanta tantas expectativas como ha levantado el Apple Watch. Apple tiene que recuperar la magia que tenía antes, el valor añadido y la capacidad de sorprender; aunque, tal vez, todo eso se fuese cuando se fue Jobs. O tal vez nunca estuvo, y solo está la nostalgia.

About this Mac es una sección de opinión dedicada al ecosistema Apple. Nada de lo presente en el artículo pretende ser un hecho objetivo, tan solo una recopilación de información interpretada bajo una perspectiva personal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: